El intercambio de regalos

intercambio-de-regalos

Todo termina. El día, los meses y más específicamente el año escolar. De aquellas horas que solía disponer para leer cuentos con los niños en ciertos colegios, poco ha quedado. Los exámenes y las exigencias del cierre del año escolar son cada vez más. Cerca de la recta final me preocupa el poco tiempo que puedo utilizar para compartir una historia con los niños, que se ha vuelto inversamente proporcional al grosor de un libro porque con cada club que avanza, las historias hablan a través de una mayor cantidad de hojas.

Esta semana sucedió algo que no esperaba, recibí el mejor regalo. Inicié la lectura en un curso de tercer grado, íbamos por la mitad de la historia cuando de pronto, sonó el signo universal de todo colegio que anuncia el recreo y yo no podía retenerlos… ¿Salvados por la campana?

“No pares” exigió la mayoría.

“Ha sonado el timbre para recreo”, les dije, después no tendrán permisos en clases.

“No importa, nos quedamos”.

Y con la complicidad y aprobación de la maestra, terminamos de leer el libro.

Fue un bonito canje de regalos, aquellos niños me regalaron su tiempo, yo a cambio les di una historia.

Texto por Laura Fontalvo, promotora de lectura de la Fundación Círculo Abierto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s