El cruce de dos historias

dos historias

Dos libros y un salón: Lian*, una niña nacida de semillas mágicas que brotan en flores de loto, y Elizabeth**, una pequeña niña de ciudad que vive con su mamá y su hermanita. Parecen no tener nada en común, seguramente no iban a conocerse ni a interactuar vez alguna, a no ser por que en un salón de quinto grado unos alumnos inquietos pusieron a estas dos niñas y todos los personajes de los dos cuentos a convivir.

Elizabeth, en su propio cuento, tiene que lidiar con la imagen de su madre como una “niña modelo”. Cada vez que tiene oportunidad, se estrella con esta imagen diciendo frases como, “cuando yo tenía tu edad sí comía verduras, cuando yo tenía tu edad ordenaba mi cuarto”, y una incesante serie de comparaciones un tanto odiosas proferidas por su madre y su propio recuerdo de ser la niña perfecta.

Lian, por su parte, nace para traer riquezas y buena suerte a un simple pescador, y con giros inesperados, termina siendo también una niña normal sin súper poderes. Es simplemente la hija de un humilde pescador, pero feliz de su nuevo hallazgo del amor y dedicación paterna.

¡Kaboom!, un golpe inesperado a los libros y de repente, una mezcla increíble: la imaginación de los niños transforma las historias, crea nuevos fantásticos espacios y así:

  • Elizabeth, logra llegar a la montaña donde está la viejita que entregó las semillas mágicas y consigue hacerse de un loto mágico, ya no para convertir todo en oro, sino para desaparecer verduras, para arreglar con magia su cuarto y así lograr ser la “hija perfecta” que su madre pretende.
  • En otra escena imaginamos que Elizabeth convence a la mamá de cambiar el horroroso hígado con cebolla, por el rico pescado que vende el padre de Lian. Esta compra logra que después Elizabeth y Lian se hagan muy buenas amigas.
  • De nuevo un golpe más y ahora Elizabeth llega con su mamá y su hermana al pueblo de Lian y entre las dos consiguen que sus padres se enamoren y vivan felices por siempre.

Innumerables historias surgen en la imaginación infantil, que fluye sin reservas, como ríos de agua refrescante para confiar en que con los estímulos permanentes y adecuados los niños encuentran sus propias maneras de crear y mundos fantásticos que responden a su libre derecho de imaginar.

*Lian – Autor Chen Jiang Hong – Editorial Corimbo

** Cuándo-yo-tenía-tu-edad – Autor Racna Gilmore, Renné Benoit – Editorial Juventud.

Texto por: Adriana Dávila

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s