Cómo esconder una coneja a un bebé ratón

coneja karina

 

Había una vez una conejo llamada Karina.

Era una conejita muy linda con los ojos azules y pelaje blanco que vivía en la ciudad de zootopia.

Un día Karina la conejita, tuvo un problema en su casa porque un rinoceronte se la aplastó y mientras la arreglaban tenía que quedarse en otro lugar;

Karina se encontró con una amiga ratona llamada Lauren y Karina corriendo se acercó a su amiga y le dijo:

– Hola Lauren.

– Hola Karina. Que hermosa estás

– Bien gracias. Lauren me haces un gran favor, es para quedarme en tu casa, porque la mía tuvo un problema

– ¡Pues claro que si! Pero hay un problema. Mi hijo le tiene miedo a los conejos.

– Por eso no hay problema. Seré discreta.

Llegaron a la casa y la conejita discretamente se escondió y el bebé no la vio.

Dos días después, la conejita todavía estaba en la casa de doña ratona hasta que la bebé ratón la descubrió y se puso a llorar. La mamá lo contentó y le dijo:

Ya, ya hijito mío. Mira, ella es mi amiga.

El bebé tocó a la conejita Karina, no le tuvo miedo y se encariñó con ella. Desde ese día no le tuvo más miedo a los conejos y Karina fue su madrina.

Por Karen Rollero, estudiante de quinto grado del Colegio Comunitario del Distrito Villa del Carmen (C.C.E.B. #183), con la colaboración de Ana Milena Polo, promotora de lectura de la Fundación Círculo Abierto y Ana Elvira Arrieta, maestra del colegio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s