La educación: gestos de amor. De Platón a nuestros días

platon

Muchas veces confundimos refranes de la cotidianidad con verdades generacionales. En la educación existe uno que con tiempo y lastimosa desazón hemos incorporado naturalmente en las prácticas educativas, a saber, “la letra se aprende con sangre”. Creo que ese refrán se refiere más que todo a cuál es la actitud del maestro, aquel que enseña o guía el camino hacia el conocimiento. La enseñanza como maneras de adoctrinar, con metodologías estrictas que coartan, interrumpen y hasta terminan con la magia de la niñez y la juventud, no son siempre las mejores para conducir a los estudiantes a aprender.

Al pensar en esto recordé un viejo escrito, el Banquete de Platón. En este diálogo la problemática se desarrolla en un banquete donde cada comensal debe hacerle a Eros un encomio. Cada uno de los invitados interviene en el diálogo al expresar aquello que piensa sobre Eros, representante del amor. Así, uno a uno van conformando los peldaños de la jerarquía epistemológica platónica, hasta que ocurre casi al final una irrupción en la que captamos la causa última de este impulso amoroso. Este acontecimiento repentino puede entenderse como un cambio que se da en la relación del maestro y el estudiante o aprendiz, pero es un momento que no puede llegar sin antes haber tomado de la mano al estudioso.

La educación entendida desde el Banquete de Platón supone una jerarquía epistemológica que logra alcanzarse gradualmente, del amor por los cuerpos bellos hasta las ciencias bellas, pero existe un instante inexplicable, que llega súbitamente, donde se deja de aprender peldaño a peldaño, para aprehender de forma inmediata aquello que acontece.

Como lo señala uno de los comensales dirigiéndose a Sócrates:

En efecto, quien hasta aquí haya sido instruido en las cosas del amor, tras haber las cosas bellas en ordenada y correcta sucesión, descubrirá de repente, llegando ya al término de su iniciación amorosa, algo maravillosamente bello por naturaleza, a saber, aquello mismo,Sócrates, por lo que precisamente se hicieron todos los esfuerzos anteriores (Banquete, 210e).

La educación es tanto un derecho como un deber que tenemos con nosotros mismos, es la aguja que cose la manta de la humanidad. Es principalmente eso que nos recuerda que somos un todo compuesto de milésimas partes, lo hemos olvidado, hemos olvidado que enseñamos y aprendemos para ser seres humanos, hemos olvidado que el fin último de la educación no es mantener una economía, sino mantenernos vivos como especie. Por eso cuando en clase nos estrellamos con un profesor que sostiene que la letra entra con sangre, así no lo diga, sino que simplemente lo haya incorporado, nos enfrentamos con el riesgo de romper una relación amorosa que conduce a los jóvenes hacia el conocimiento.

Queremos que la educación sea el vehículo que ayude a construir y reconstruir la forma como pensamos a la humanidad. Queremos que la educación genere paz, pero para que ella, con sus tiempos atemporalmente tardíos, pueda lograrlo, necesitamos ser conscientes de que la educación, la enseñanza, es un gesto amor. Necesitamos tener conciencia, revivir la erótica del conocimiento platónico y plantear nuevas propuestas, nuevas relaciones en las que niños y jóvenes encuentren en la escuela breves espacios de libertad generados por un acompañante que les brinde amor, y que a través de ese amor que genera en los niños, estos se enamoren de las clases, de la letras, de los números. Hasta que un día, súbitamente, ya el maestro no es necesario, ya el estudiante repentinamente puede soltar su mano. Entonces, como dijo Platón ya alcanzando el final de su iniciación amorosa, algo bello por naturaleza ocurre por lo que precisamente se hicieron todos los esfuerzos anteriores.

Texto por Daniela Pabón Llinás

Anuncios

One response to “La educación: gestos de amor. De Platón a nuestros días

  1. La enseñanza debe estar encaminada primero a que los estudiantes se cuestionen del por que de las cosas y segundo que el maestro sea el guia para que el estudiante encuentre esas respuestas.Aqui entra la estrategia del maestro para que de forma ludica, sencilla y expiremtal genere en el estudiante el interes por el conocimento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s