No importa que llueva

20160525_172125

Ese no era un día cualquiera, tampoco era un día como muchos otros, era uno muy particular, de esos poco frecuentes que se ven en la ciudad: un día donde la fuerte lluvia fue la gran protagonista de la tarde.

La actividad comenzaba. Por cuestión de azar uno de los niños resultaba escogido y a su vez tenía que decidir entre las opciones enfrentadas: leer poemas o las adivinanzas. Mientras se desarrollaba el juego, las nubes cambiaron de color y la brisa era cada vez más fuerte. Pronto la fuerte lluvia apagó el sonido de nuestras voces y solo se escuchaba el agua golpeando las ventanas.

Para ese momento, en algunos ya pesaba la preocupación de cómo se irían a sus casas, cómo cruzarían los arroyos, ¿llegaría la ruta por ellos? Pensé que la lluvia había “mojado” mis planes, y que la lectura quedaría suspendida y olvidada. Una sorpresa grata fue ver cómo algunos continuaron leyendo en voz alta, a ellos no les motivaba ser escuchados sino la oportunidad de leer. Sin embargo, luego de unos minutos di por terminada la hora de lectura, el eco de la lluvia en el salón era superior al de nuestras voces.

La lluvia no cesaba y los padres comenzaron a llegar por sus hijos, mientras un pequeño grupo, la maestra y yo, nos quedamos en el salón esperando cumplidamente el final de la jornada. Para agravar la situación, explota un transformador y se va la luz. La algarabía había llegado a su punto máximo.

Como dicen popularmente, “la esperanza es lo último que se pierde”, lo descubrí cuando uno de los estudiantes me pidió que le prestara el libro de adivinanzas, se sentó a mi lado y comenzó a transcribirlas. Al tiempo, más y más niños se ubicaban a su alrededor y poco a poco otros me pidieron diferentes libros.

Era mi primera interacción con ellos y me sentí satisfecha, ahora sé que cuento con un pequeño grupo que me ayudará a contagiar al resto de los estudiantes para iniciar este viaje, a entusiasmarlos para atravesar el mundo, solo basta tener las ganas y un poco de imaginación… y lo más importante: no importa que llueva.

Por Laura Fontalvo Castillo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s